sábado, 10 de noviembre de 2012

(...)

Te he dicho adiós tantas veces... que ya ni las cuento, tantas ilusiones que vienen y van ya cansan y confunden hasta asfixiar. Se me va de las manos, va. Entiéndelo. Será que tengo mala pata con esto de querer con tantas ganas y tan mala suerte que siempre llego a esto de las despedidas. Lo vivo todo como si no tuviese tiempo, y no veas cuanto me queda por suponer que tendré. Quién coño te va a negar que me gustaría compartirlo y no, no lo niego y lo aseguro sobre ti y todas las cosas que pueden importarme, aunque escriba esto para nadie, sólo para mí y darme cuenta de que quizá debo aprender a querer lo que se puede y ya está. Que son las ilusiones, ya te digo, y el cariño que hoy despido puede que un día vuelva. Yo lo echaré de menos, joder. ¿Y qué? ¿Ahora qué? De esto tenía miedo, más dudas, más. Todavía más y las que quedan. Decir adiós me desequilibra, pero ya. Punto final al puto caos de octubre y adiós. Espero que lo entiendas. Daño. Tanto. Si lo has vivido tanto acostumbras a todo y ya. Noviembre espera que alguien me ordene por fin. Ya se verá, ya...


1 comentario:

  1. Muy bonito el blog, te sigo, sigue asi, pasate por http://porquetusabescomosacarmeunasonrisa.blogspot.com.es/ Unbesito^^

    ResponderEliminar