domingo, 13 de mayo de 2012

Título de la entrada

Eres todo lo que nunca quise para mí, todo eso que nunca me ha correspondido ni me corresponderá jamás. Ese sueño, o más bien, esa pesadilla continua. Esa sonrisa que tanto me gusta y a la vez me hace desconfiar, esos ojos que observan todo lo que pasa y lo que no pasa, esos labios indirectos, esa forma de ser tan "pluscuamperfecta", cada palabra sin sentido y tanto significado leyendo entre líneas. Que si para mí el límite era el cielo ahora lo son sus pestañas, y hoy y siempre me pierdo por conseguir encontrarla, sí, arriesgando, sintiendo, ahogando y aguantando. Y todo por qué, ¿por un sentimiento? Por una tontería, por un capricho. Sí, o no, quién sabe. Nadie sabe nada, ni siquiera tú, ni siquiera yo, y por mucho que lo piense nunca conseguiré acertar. Contigo siempre fallo, no sé por qué. Pero la verdad, para querer, ¿quién necesita razones? Y más a ti, o a mí. Es que míranos. Siempre buscando motivos y al final los perdemos todos. Tú tan... perfecta. Y yo tan... perfeccionista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario