domingo, 4 de marzo de 2012

Mirror on the wall.

Entiende que si te quise no fue por puro vicio, o quizá sí, pero eso nadie lo sabe. Y nadie lo sabrá nunca a no ser que existan posibilidades alternativas al odio, o al cariño, o la indiferencia en este caso. ¿Sabes? Todo lo que hasta ahora hemos vivido solo era el principio y, si me das una oportunidad por muy pequeña que sea, puedo enseñarte el resto. No lo llames final, llámalo una de las muchas segundas partes que nos quedan.



3 comentarios:

  1. Demasiado blog para ésta principiante. Pensamientos profundos tienes y me han molado. Demasiado, diría yo.
    Puedes echar un vistazo por mi lugar de sueños infantiles.
    http://millionsofwordsinthesky.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. pero dicen que las segundas partes nunca fueron buenas...

    ResponderEliminar