domingo, 5 de febrero de 2012

Promise me.

He aprendido que las cosas no son como parecen al principio, que llegan como el inicio de algo inexistente hasta que empieza a darte motivos para que quieras que se quede; aunque eso no quita que puede que se acabe en cualquier momento. Un día todo cambia y te das cuenta de que lo que alguna vez tomaste como imprescindible hoy cruza por enfrente tuyo y te saluda, como si nada. Pasa por tu lado y no te mira de la misma forma, es más, te enfrenta, te reta a recordar una y otra vez todos esos momentos que quisiste que pasaran sólo a su lado; pero tú sólo pasas y te enfrentas hasta que termina esa pelea de a ver quién quiere más o quién quiere menos. Que al final olvidamos los motivos y cada situación, cada abrazo, cada caricia, cada palabra y cada beso, hasta que termina significando nada y desaparece todo... menos tú. Y duele.



6 comentarios:

  1. Duele y quema, ¿no? No hay texto tuyo que no me guste, jo.
    Un beso muy gordo.

    ResponderEliminar
  2. Jo me encanta el texto Pablo! es precioso<3 Te he descubierto vía twitter y tus fotos son alucinantes, me encantan!:)
    Yo también tengo un blog, si quieres pasate y nos seguimos. Yo también escribo:) Un besaazo♥ http://tusonrisaalmundo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCHAS GRACIAS, de verdad, claro que me pasaré, ¡un beso!

      Eliminar