lunes, 13 de febrero de 2012

Fences.

Nunca me gustó decirte que no, lo que convertía mi vida en tus caprichos, y tus caprichos en un 'sí' constante. Era un sube y baja contínuo y entre palabras y que si ahora me toca a mí encima y a ti debajo y ahora respiro y ahora te quiero y ahora me olvido; me volví loco, tanto pensar y razonar. Hasta que al fin llegó la esperada conclusión; después de tantas vueltas, ¿por qué seguíamos con este plan? Te quería, no había más, eras tú y no busques terceras personas que mi historia estaba escrita en primera persona y la protagonizabas tú.



2 comentarios:

  1. Qué cortitos son tus textos pero cuánta razón llevas. La última frase es de lo más original :) Por cierto, ¡has conseguido muchísimos seguidores según veo! Te felicito, no es fácil conseguir tantos en tan poco tiempo, pero con tu talento no me extraña que lo hayas logrado. Un beso!

    ResponderEliminar