sábado, 21 de enero de 2012

Todo llega, todo pasa.

Ojalá algún día aprenda de todo esto; la fe en las personas se pierde con el paso de los días, de cada putada, una puñalada tras otra nos hace darnos cuenta del daño que puede causar confiar en quién no debemos. ¿Dónde se quedó el disfrutar? Comernos el mundo de un bocado, olvidarnos del pasado y del futuro y vivir el presente, que la palabra problemas pierda su significado y las preocupaciones se esfumen con el calor del tan esperado verano. Quién quisiera unas vacaciones alejado de la rutina y estancado en los lugares donde siempre hemos querido estar; eternamente.

1 comentario:

  1. Ahora que mencionas el verano (casi había olvidado que existía dentro de esta maldita rutina) yo también lo echo muchísimo de menos, parece que, tal y como dices, sólo podamos disfrutar de verdad y comernos el mundo en verano. Un besazo y gracias por seguirme <3

    ResponderEliminar