domingo, 29 de enero de 2012

Para ti, de nosotros.


No nos dimos cuenta, pero las pequeñas cosas fueron las que nos juntaron desde un principio, y no ese supuesto destino; más que inexistente. Al fin y al cabo, "de ilusiones vive la gente" decías, y después de todo aunque no fuese lo correcto tuvo que ver contigo y eso me bastó para creer en ello. Puede que esas "pequeñas cosas" no fuesen las únicas que tuvieron que ver con nosotros, igual hubo algo más, ¿no crees? Una palabra, un sentimiento, quizá la necesidad de calor humano en este puto frío incesable de invierno, o quién sabe, igual no estábamos hechos para estar juntos. Pero que les den a sus ideas, ¿sabes? yo estaba hecho para quererte y nadie podía negarlo, porque fue mi idea y la defendí, hasta el final, porque para mí merecía la pena y punto. Qué más da lo que nos uniese, si fuiste una simple ilusión o si fue una mala idea eso de sentir algo más que una simple afición a querer volver a vernos el uno al otro. Yo te quería y con eso me bastaba para creer en ello.

2 comentarios: