lunes, 16 de enero de 2012

Let me be.

Ahora que lo pienso... mira, te lo juro que no me arrepiento, en absoluto. Que esa felicidad era jodidamente única y lo será siempre, no creo que nadie logre sustituir todo aquello, lo veo terriblemente difícil. Me encantaría reemplazarlo todo, ¿o no? no lo sé ni yo, de verdad, que me encantaría volver a verte y tener que aguantar las ganas de saltar sobre ti y hacerte ver lo que nunca has visto, y tener que repetirte una y otra vez que te quiero a horrores para que nunca se te olvide. Y si alguna vez se te olvida todo lo que fuiste, y si alguna vez necesitas recordar algo, solo quiero que sepas aprovechar el recuerdo de que fuiste alguien sumamente importante en la vida de otra persona, que sé que no te gustará mucho recordarlo, pero me encantaría que todo hubiese sido diferente y que ahora mismo sonrieses al leer esto... y me equivoco, lo sé. Pero te quise, y eso nada ni nadie puede cambiarlo. Ni siquiera yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario